SAS: la Pantera Rosa contra el Zorro del Desierto

El Special Air Service, más conocido como SAS por sus siglas en inglés, fue creado en el Reino Unido en el año 1940 como una fuerza dotada de una gran movilidad cuya misión sería atravesar las líneas enemigas en una guerra de sabotaje e infiltración.

SAS North Africa

Fotografía E 21337. El ‘Special Air Service’ (SAS) en el Norte de África. Imperial War Museums/Cap.Keating

Las unidades del SAS británico completaron muchas misiones a lo largo de la guerra, pero su primer teatro de operaciones fue el Norte de África donde demostraron su efectividad contra el Afrika Korps del Mariscal de Campo Erwin Rommel el el desierto de Libia.

Sus objetivos apuntaban siempre a la logística de suministros e infraestructura del enemigo, contando para ello con los hombres mejor preparados para la guerra no convencional.

Bautismo de fuego del SAS

La primera acción del SAS británico tuvo lugar en 1941 tras una apuesta personal del Coronel David Stirling quien creía que una pequeña pero móvil fuerza de saboteadores altamente entrenados podría cambiar las tornas en el Norte de África.

En esta primera misión los hombres de Stirling debían tomar el control de un aeródromo alemán, para lo cual fueron lanzados 61 paracaidistas sobre el objetivo. Al caer la tarde, 42 de los 61 hombres de Stirling causaron baja, fueron capturados o heridos de gravedad.

Después de una feroz lucha contra la artillería antiaerea Alemana en el perímetro del aeródromo, cayó la noche y Stirling toma entonces la iniciativa lanzando esta vez un ataque por tierra sobre las posiciones alemanas, sirviéndose del que se iba a convertir en un vehículo talismán para este cuerpo, el jeep.

Este tipo de vehículo era ideal para las tácticas de infantería ligera y de guerra de guerrillas que estas unidades llevaban a cabo.

Las panteras rosas de Libia

Llamada la pantera rosa por su inconfundible color, estos jeeps se teñían de color rosa dado que este tono ofecía un camuflaje perfecto que volvía invisibles a los SAS durante el amanecer y el atardecer del desierto, momentos del día propicios para las operaciones encubiertas.

Solían montar una o dos ametralladoras Vickers del calibre .30 además del inconfundible subfusil Thomson, como arma portátil reglamentaria.

Las fuerzas del III Reich sufrieron una guerra de desgaste que no pudieron soportar, cosa para la que los intrépidos SAS estaban preparados.

Este cuerpo de élite es hoy uno de los más prestigiosos del mundo y fue referencia para la creación de las fuerzas especiales de muchos países, pero fue bajo el sol de Libia donde esta unidad de élite se labró su reputación.

Manuel Moncada Lorén

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s