Operación Félix: Objetivo Gibraltar

Sin otro rival más que la aislada Gran Bretaña, Hitler debía asfixiar definitivamente al Reino Unido echando el cerrojo en el Mediterráneo a la flota británica, lo que obligaría los ingleses a rodear el continente africano para abastecer la guerra en el Norte de África y a las colonias en Asia. Las desorbitadas demandas de Franco a cambio de su entrada en en Eje y el inoperante Ejército italiano, pospusieron esta operación indefinidamente.

Gibraltar

Defensa costera británica, Gibraltar

25 de junio de 1940. Francia sucumbe en poco más de un mes ante la guerra relámpago de la Wehrmacht. Con gran parte de Europa bajo su control, el enemigo a batir es el Reino Unido, que aislado, espera la invasión de Alemania. El 4 de junio, cuando las cosas iban muy mal en Francia, el primer ministro británico, Winston Churchill, leyó el famoso “Lucharemos…”, que hasta el día de hoy sobrecoge y que dice: “…Llegaremos hasta el final; lucharemos en Francia; lucharemos en los mares y océanos; lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire; defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el coste;lucharemos en las playas; lucharemos en los aeródromos; lucharemos en los campos y en las calles; lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos…”.

Y efectivamente lucharon. La batalla de Inglaterra demostró que la supremacía aérea era británica, la campaña de bombardeos en las Islas británicas, no mermó el espíritu de la Royal Air Force, que anuló la presencia de la Luftwaffe en el Canal de la Mancha. Al no poder garantizar el dominio aéreo del Canal de la Mancha, la planeada invasión del Reino Unido, la Operación León Marino, tendría que esperar .
Ante esta situación, Hitler decidió asfixiar a Gran Bretaña cortando su acceso al mar Mediterráneo y para ello necesitaba cerrar las dos puertas: El canal de Suez y el estrecho de Gibraltar. Esto sería un golpe muy duro para el Imperio Británico que vería minimizada su capacidad de reacción en el Teatro Africano al tener que rodear el continente por el Cabo de Nueva Esperanza como los navegantes del siglo XV.

La Campaña en África del Norte había comenzado en junio de 1940, con el ejército Italiano presionando las Líneas británicas en la frontera egipcia en dirección al canal de Suez, pero para controlar Gibraltar necesitaría que Francisco Franco permitiera el paso del ejército alemán a través de la Península para tomar La Roca. El acercamiento no se hace esperar demasiado.
EL 23 de Octubre de 1940, Adolf Hitler espera a Franco en la estación francesa de Hendaya.
Franco, en esta entrevista, intentó mantener el difícil equilibrio frente a las presiones del Führer,
quién deseaba una pronta entrada de España en la guerra. Pasando revista al estado de la maltrecha industria, infraestructuras y transportes, además de graves carencias agrícolas, Franco presentó unas cifras astronómicas, demostrando que para poner a España en situación de combatir era necesario dotarla de todo tipo de suministros, y hacer llegar desde Alemania una cascada de recursos que de ningún modo podía esperarse a corto plazo.

Franco también expuso el tema de las reivindicaciones españolas en Marruecos, pidiendo sobre esto un compromiso formal y previo para participar inmediatamente en la guerra. Hitler puso muchas objeciones, no comprometiéndose a nada porque ello hubiera destruido su política de aproximación con la Francia de Vichy, y dejó el asunto abierto para “después de la victoria”, pues tenía concertada para el día siguiente una entrevista con el mariscal Pétain.

Tras la entrevista de octubre en Hendaya, Hitler va a endurecer su decisión, convirtiéndola en directa instrucción operativa para sus divisiones. El Estado Mayor alemán, reunido con Hitler, decide respaldar a Italia tras su mal paso contra Grecia, pero también acelerar la Operación Félix contra Gibraltar. Cincuenta expertos alemanes estudian en Madrid los detalles de la operación y de la posible invasión alemana a Portugal a través de España, para lo que necesitan el acuerdo de España, que nunca obtuvieron.

El 12 de noviembre Hitler ordenó el inicio de los preparativos de la Operación Félix. Se trataba de la Directiva nº18 que establecía las “medidas políticas para inducir la pronta entrada de España en la guerra” y “el objetivo de la intervención alemana en la Península Ibérica era expulsar a los ingleses del Mediterráneo Occidental”. También se menciona la posible invasión de Portugal (en caso de que los aliados rompieran la neutralidad portuguesa) y la ocupación posible de las Azores y Madeira.

La misión consistía en introducir dos cuerpos alemanes en España atravesando los Pirineos. El XLIX Gebirgsarmeekorps o Cuerpo de montaña, al mando del general Ludwig Kübler cruzaría la Península Ibérica y asaltaría Gibraltar, mientras que el otro, El XXXIX Korps, comandado por el general Rudolf Schmidt se dedicaría a asegurar los flancos con infatería movil y dos divisiones Panzer. El apoyo aéreo vendría dado por cazas y bombarderos en picado. El máximo comandante de la misión fue el Mariscal de Campo Walther von Reichenau. El plan también contemplaba provisiones para ocupar las posesiones españolas en el Norte de África: Marruecos Español, Río de Oro y las Islas Canarias, cuyos puertos serían usados como bases para los u-boats alemanes.

La entrada en España se hará por Irún, el asalto masivo al Peñón comenzará unos 25 días tras el cruce de la frontera española. El 14 de Noviembre de 1940 tiene lugar una importante reunión del Alto Estado Mayor en El Pardo con Franco, donde el almirante Salvador Moreno presentó un informe de gran importancia. El ministro se limitó a transcribir casi exactamente el informe que le había entregado el 8 de noviembre de 1940 el Jefe de operaciones del Estado Mayor de la Armada, el capitán de fragata Luis Carrero Blanco.

En el informe de Carrero se apunta que las fuerzas alemanas se disponen a cerrar la tenaza sobre Suez, que Alemania ha desistido o al menos aplazado la operación de desembarco en Inglaterra, y que tiene decidido el cierre del Mediterráneo por Gibraltar y por Suez. La ocupación de Gibraltar requiere cooperación de España, que al producirse, provocaría el corte del suministro atlántico de combustible y cereales que dependían de la buena voluntad británica.
Mientras los ingleses estén en Alejandría, la única vía para el aprovisionamiento de España sería a través de los Pirineos, totalmente insuficiente: “Parece claro que por una razón de imposibilidad material España no intervendrá en la guerra mientras que el canal de Suez esté en poder de los ingleses”. En cambio, si el canal de Suez cae en poder del Eje, sería preciso ocupar la plaza de Gibraltar, lo que exigiría la entrada de España en la guerra.

Para cuando Franco leyó el informe, la ofensiva del Eje sobre Suez estaba ya muy comprometida, la Armada italiana había sufrido un duro bombardeo en su base de Tarento, además de que su ejercito había sufrido una severa derrota en su posición avanzada en Egipto, Marsa Matruk, ante las divisiones británicas del general Sir Archibald Wavell. Allí se encontraba la reducida Western Desert Force al mando del general Richard O’connor con dos divisiones de infantería y una brigada de tanques, unos 38.000 hombres, la mayor parte de ellos indios. El 6 de diciembre estas tropas, muy inferiores en número a los italianos, pasaron al ataque. Mientras que la Flota de Alejandría bombardeaba la carretera costera y Sidi Barrani, Richard O’Connor introducía una cuña en el frente adversario. El Primer Ejército italiano de Mario Berti, fue completamente aniquilado.

Estos hechos desviaron inmediatamente la atención de Hitler hacia el Mediterráneo Oriental y le forzaron a cancelar, un mes antes de su ejecución, la operación Félix. La nueva Instrucción de Hitler no se dirige contra Gibraltar sino a los Balcanes, donde también ha de paliar la desastrosa actuación del ejército italiano, que vió como los griegos penetraban en territorio albanés y los yugoslavos sostenían inexplicablemente el titubeante avance de las fuerzas del Duce.

Sin embargo, a finales de enero de 1941, Hitler no había abandonado aún la idea de lograr que España entrase en guerra a su lado y le escribe el 6 de febrero de 1941 una carta furiosa a Franco. Tras haberle reprochado al Caudillo “no haber ayudado a Alemania y a Italia en una batalla decisiva para la salvación de España”, el Führer lamenta que Franco se niegue a actuar, ya que la toma de Gibraltar “hubiese modificado de un solo golpe toda la situación mediterránea”. En una frase que puede parecer profética, Hitler escribe que “nunca se le perdonará al Caudillo deber su victoria en la guerra civil a la ayuda alemana e italiana” y añade que el “régimen franquista se mantendrá sólo si el Eje resulta vencedor”.

La guerra habría dado un vuelco si en ese momento Franco decide unirse a las potencias del Eje, Gran Bretaña habría quedado indefensa en el Norte de África, lo que habría abierto la llave de los recursos petrolíferos de Oriente Medio al Tercer Reich. Pero por otra parte España se habría convertido en un previsible campo de batalla por la liberación de Europa, ya que Franco temía desembarcos aliados en Portugal y Canarias, así como ataques aéreos de la RAF sobre la Península.
Aunque España nunca entraría en la guerra, su actitud de no beligerancia debido a la similitud ideológica con las potencias del eje, permitió que la España Nacional proveyera al III Reich del valioso tugnsteno, recurso estratégico para la industria bélica, además de permitir que la Kriegsmarine utilizara los puertos gallegos y canarios para que sus ‘manadas de lobos’ U-boat, repostaran.

A pesar de sus vaticinios, Adolf Hitler, cesó en su intento de convencer a los españoles para concentrarse en el que era su verdadero rival, la Unión Soviética, cuya invasión tendrá lugar el 22 de junio de 1941. Para Franco, había dos guerras distintas. La guerra entre el Eje y las potencias aliadas, en la que España se declararía neutral, y la guerra de Alemania contra la URSS, en la que Franco participaría en la llamada cruzada contra el marxismo, enviando la División Azul al mando del teniente general Agustín Muñoz Grandes.

Manuel Moncada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s