La colina Mamáyev Kurgán

Dominando la ciudad de Volgogrado, se alza la colina que fue escenario de los combates más enconados durante la batalla de Stalingrado. Este lugar es hoy un monumento conmemorativo y se encuentra coronado por una gran estatua alegórica de la “Madre Patria” en su cima.

mamayev-kurgan-4[3]

“¡La Madre Patria llama!” Memorial a los caídos en Stalingrado

La ciudad de Stalingrado, fue testigo de la que es considerada la batalla más sangrienta de la historia de la humanidad. Cuando el recién nombrado mariscal de campo Von Paulus, comandante en jefe del VI Ejército, se rinde ante los rusos, el Frente sur alemán se rompe. La contraofensiva soviética posterior, convierte a Stalingrado en el punto de inflexión de la guerra en el Teatro de Operaciones Oriental y la batalla más decisiva de la Segunda Guerra Mundial.

Durante el primer ataque del VI Ejército sobre la ciudad el 14 de septiembre de 1942, los momentos de lucha más encarnizada se vivieron en los combates por el control de la estratégica “Cota 102.0” , la colina de Mamáyev Kurgán. Los hombres de Paulus se enfrentaban al 62º Ejército soviético, que habían fortificado la ladera de la colina con numerosas trincheras, provistas de cañones antitanque y artillería ligera, así como minado la zona y asegurado la adyacente estación de ferrocarril, nudo clave del cinturón industrial de la ciudad del Volga.

Los Alemanes asediaron la colina empujando hacia arriba a los defensores soviéticos, que previamente había sufrido un intenso fuego de artillería y el apoyo aéreo de la Luftwaffe. En su ascenso, los alemanes perdieron gran cantidad de hombres ante una feroz resistencia soviética que luchaba lo que Stalin había llamado la Gran Guerra Patria. Por otro lado, la orden de “Ni un paso atrás” le hacia elegir al soldado ruso entre las balas alemanas o las suyas propias.

Aunque incialmente la Wehrmacht se hizo con el control de la colina y la cercana estación de tren, la 13ª División de Guardias Soviéticos, la élite del Ejército Rojo, cruzó el río Volga bajo intenso fuego enemigo en una arriesgada maniobra que finalizó en la reconquista de los objetivos. El golpe de efecto ruso se saldó con más de 10000 bajas en las primeras veinticuatro horas. A pesar de todo, la colina cambió de manos varias veces hasta que la última resistencia nazi en la colina fue aniquilada el 26 de enero de 1943

24 años después de la batalla, en octubre de 1967, una colosal figura, “¡La Madre Patria Llama!” ,
fue erigida en la cima del Mamáyev Kurgán. El monumento, diseñado por Yevgeny Vuchetich, consiste en una escultura de cemento de 82 metros, desde los píes hasta la punta de la descomunal espada de acero inoxidable que esgrime la efigie de la Madre Patria, llamando a sus hijos al combate.

La estatua forma parte de un Memorial de Guerra de la URSS en el que además se encuentra el lugar donde descansan más de 35000 civiles que murieron durante el asedio y los 15000 caídos defendiendo la posición. El mariscal de campo Vasily Chuikov, comandante de las fuerzas soviéticas en Stalingrado, está enterrado aquí, así como el legendario tirador de élite Vasily Zaytsev, al que se le atribuyen 225 bajas confirmadas.

Manuel Moncada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s