Después de tomar parte en la Campaña de Francia, el as de la Luftwaffe Franz von Werra, fue derribado en la Batalla de Inglaterra y arrestado por los británicos. Enviado a Canadá como prisionero de guerra, logró escapar de su cautiverio en un periplo que le llevó por EEUU, México, Brasil, España e Italia antes de regresar a Alemania.

Llegó a participar en la Operación Barbarroja contra la URSS, donde la valiosa experiencia durante los interrogatorios que sufrió durante su cautiverio fue de gran utilidad a la hora de interactuar con los prisioneros rusos.

El 25 de octubre 1941, Werra despegó en su Messerschmitt Bf 109F-4 Número 7285 para un vuelo de práctica. Su avión sufrió un fallo total de motor y se estrelló en el mar al norte de Vlissingen, Países Bajos.

En un encuentro con la prensa, fue fotografiado jugando junto a su avión con Simba, el cachorro de león, mascota de la unidad.

Anuncios