El desmembramiento de Yugoslavia

El ingreso de Hungría y Bulgaria en el Eje dejó aislada a Yugoslavia, lo que creó el escenario perfecto para que el príncipe Pablo se viera obligado a firmar una alianza con Hitler que se materializó el 25 de marzo de 1941 en un intento de mantener a su país fuera de la Segunda Guerra Mundial.

Yugoslavia 1941

El desmembramiento de Yugoslavia

Un grupo de oficiales se opone al acuerdo desde un primer momento y orquesta un golpe de Estado -de tintes claramente favorables a los Aliados- contra el regente cuando éste vuelve al país tras la firma del tratado. El general Dušan Simović se hizo con el poder, arrestó a la delegación que volvía de Viena y dió plenos poderes al rey Pedro, de 17 años de edad.

Estos eventos fueron vistos con aprensión en Berlín, que ya se preparaba para auxiliar a los italianos en su insesperadamente problemática invasión de Grecia. No obstante el führer modificó los planes para incluir Yugoslavia en la agenda de conquistas.

El 6 de abril de 1941, el Reino de Yugoslavia fue invadido desde todas sus fronteras por las potencias del Eje, Alemania, Italia, Hungría y Bulgaria. Durante la invasión, Belgrado fue bombardeada por la Luftwaffe. La invasión duró poco más de diez días, y acabó con la rendición incondicional del Real Ejército Yugoslavo el 17 de abril.

Además de estar irremediablemente mal equipados en comparación con el ejército alemán, el ejército yugoslavo trató de defender todas las fronteras, logrando sólo diluir los limitados recursos disponibles. Además, un gran número de la población se negó a luchar, dando en su lugar la bienvenida a los alemanes como liberadores de la opresión del gobierno. Dos conceptos diferentes de resistencia surgieron, los monárquicos chetniks, y los partisanos comunistas.

MONTES BALCANES (YUGOSLAVIA) 1941.- Artillería alenama durante la invasión de Yugoslavia

Los términos de la capitulación fueron extremadamente severos, así pues el Eje procedió a desmembrar Yugoslavia. Alemania se anexionó el norte de Eslovenia, al tiempo que conservaba la ocupación directa de Serbia (manteniendo un régimen colaboracionista) y la influencia sobre su estado títere de nueva creación, el Estado Independiente de Croacia, que se extendió sobre gran parte de la actual Croacia y contenía toda la Bosnia y Herzegovina modernas.

La Italia de Mussolini obtuvo el resto de Eslovenia, Montenegro (anexada a Albania) y grandes franjas de la región costera de Dalmacia (junto con casi todas las islas del Adriático y la bahía de Kotor).

Hungría envió al Tercer Ejército Húngaro para ocupar Vojvodina, al norte de Serbia, y más tarde se anexionó por la fuerza secciones de Baranja, Bačka, Međimurje y Prekmurje.

El ejército búlgaro se movilizó en el 19 de abril de 1941 y ocupó casi en su totalidad la actual República de Macedonia y algunos distritos del este de Serbia, junto con Tracia occidental además de la Macedonia oriental griega (la Provincia del Egeo).

La mezcla de identidades étnicas y nacionales fruto del desmembramiento de Yugoslavia durante la segunda Guerra Mundial, hicieron de la región balcánica un convulso conglomerado de pasiones e ideales que como una olla a presión explotaría varias veces durante el resto del siglo XX y que aún hoy en día se mantiene encendido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s