En el punto de mira (IX)

El 18 de abril de 1945 finalizaba la batalla de las colinas de Seelow donde el ejército alemán es derrotado por el ejército soviético en la que fue la mayor batalla librada en suelo alemán además de la última acción defensiva en el Frente Oriental antes de la entrada de los rusos en Berlín. El ataque sobre la capital del Reich comenzaría el 20 de abril, día del cumpleaños de Adolf Hitler, precedida por un bombardeo masivo de la artillería soviética.

El monumento en memoria de la victoria fue diseñado por los escultores soviéticos Lev Kerbel y Vladimir Zigal e inaugurado el 27 de noviembre de 1945. Es uno de los tres monumentos a la victoria erigidos en Küstrin (hoy Kostrzyn), Seelow y Berlin-Tiergarten por orden del comandante supremo de las fuerzas de ocupación soviéticas en Alemania, el mariscal Georgy Zhukov.

La inscripción situada en su base reza: “Gloria eterna para los héroes que cayeron luchando contra el fascismo invasor de la libertad e independencia de la Unión Soviética”. La escultura de bronce fue fundida en la fundición Noack de Berlín y nos muestra a un soldado del Ejército Rojo sosteniendo el famoso subfusil soviétic PPSh-41y descansando su mano sobre la torreta de un tanque alemán Panzer V “Panther” destruido.

En el mural se grabaron los versos compuestos por el poeta alemán Helmut Preiβler y fue instalado en 1977 honrando la victoria del Ejército Rojo sobre la de la nación alemana y su liberación del fascismo.

“Vosotros nunca seréis olvidados, soldados soviéticos!
Vuestros nombres cincelados en piedra resistente.
Vuestras obras impresas en la memoria
Vosotros disteis vuestras vidas para liberarnos del Fascismo y la guerra.
Lo que ardía en vosotros, será nuestra antorcha”

Monumento a la victoria erigido por la URSS, memorial de la batalla de Seelow

Monumento a la victoria erigido por la URSS, memorial de la batalla de Seelow

Monumento a los caídos del 76 Regimiento de Infantería

El memorial levantado en Hamburgo en honor al regimiento laureado con la Cruz al Mérito de las ciudades Hanseáticas, es el vestigio arquitectónico del período nazi en Alemania.La imponente arquitectura nazi era parte integral de los planesde Hitler para crear el renacimiento cultural y espiritual del III Reich.

Memorial 76 Regimiento de Infantería, Hamburgo

Memorial 76 Regimiento de Infantería, Hamburgo

Deutschland muss leben, und wenn wir sterben müssen.” Reza la inscripción del imponente bloque que honra a los caídos del 76 Regimiento de Infantería. Bajo este lema, “Alemania debe sobrevivir, aunque nosotros muramos”, los hombres de este Regimiento dieron su vida durante la Guerra Franco-Prusiana (1870-71) y la Primera Guerra Mundial (1914-1918) . Condecorados con la Cruz al Mérito de la ciudad Hanseática de Hamburgo el 10 de septiembre de 1915, su figura fue utilizada por Adolf Hitler para construir un memorial en recuerdo del esfuerzo bélico del Imperio Alemán. La cruz tenía grabadas las palabras “Für Verdienst Im Kriege 1914“, “Al valor en guerra 1914”. Sigue leyendo

La colina Mamáyev Kurgán

Dominando la ciudad de Volgogrado, se alza la colina que fue escenario de los combates más enconados durante la batalla de Stalingrado. Este lugar es hoy un monumento conmemorativo y se encuentra coronado por una gran estatua alegórica de la “Madre Patria” en su cima.

mamayev-kurgan-4[3]

“¡La Madre Patria llama!” Memorial a los caídos en Stalingrado

La ciudad de Stalingrado, fue testigo de la que es considerada la batalla más sangrienta de la historia de la humanidad. Cuando el recién nombrado mariscal de campo Von Paulus, comandante en jefe del VI Ejército, se rinde ante los rusos, el Frente sur alemán se rompe. La contraofensiva soviética posterior, convierte a Stalingrado en el punto de inflexión de la guerra en el Teatro de Operaciones Oriental y la batalla más decisiva de la Segunda Guerra Mundial.

Durante el primer ataque del VI Ejército sobre la ciudad el 14 de septiembre de 1942, los momentos de lucha más encarnizada se vivieron en los combates por el control de la estratégica “Cota 102.0” , la colina de Mamáyev Kurgán. Los hombres de Paulus se enfrentaban al 62º Ejército soviético, que habían fortificado la ladera de la colina con numerosas trincheras, provistas de cañones antitanque y artillería ligera, así como minado la zona y asegurado la adyacente estación de ferrocarril, nudo clave del cinturón industrial de la ciudad del Volga. Sigue leyendo!