El desmembramiento de Yugoslavia

El ingreso de Hungría y Bulgaria en el Eje dejó aislada a Yugoslavia, lo que creó el escenario perfecto para que el príncipe Pablo se viera obligado a firmar una alianza con Hitler que se materializó el 25 de marzo de 1941 en un intento de mantener a su país fuera de la Segunda Guerra Mundial.

Yugoslavia 1941

El desmembramiento de Yugoslavia

Un grupo de oficiales se opone al acuerdo desde un primer momento y orquesta un golpe de Estado -de tintes claramente favorables a los Aliados- contra el regente cuando éste vuelve al país tras la firma del tratado. El general Dušan Simović se hizo con el poder, arrestó a la delegación que volvía de Viena y dió plenos poderes al rey Pedro, de 17 años de edad.

Estos eventos fueron vistos con aprensión en Berlín, que ya se preparaba para auxiliar a los italianos en su insesperadamente problemática invasión de Grecia. No obstante el führer modificó los planes para incluir Yugoslavia en la agenda de conquistas. Sigue leyendo

Anuncios

Bienvenidos al Ostfront

German_88_mm_gun_crew_keeping_warm_Winter_1942

Después de no querer oír ni hablar de una campaña invernal tras el empuje inicial de la Operación Barbarroja, la imparable Wehrmacht de Hitler se topó con el gélido invierno de 1941, que volvió casi irreconocibles a las tropas alemanas, que envueltos los pies en papel y cartón, mantas y cortinas a modo de capotes, solo el casco de acero les distinguía de los campesinos soviéticos. “Solo tenemos que dar una patada en la puerta y toda la estructura podrida se vendrá abajo”.

La puerta había sido barrida como un vendaval, pero inexplicablemente el edificio seguía en pie. Tan seguro estaba el Führer de que una nación sometida a la tiranía estalinista no sostendría el embate de un ejército organizado y decidido, que cualquiera que le comentara la posibilidad de preparar una campaña invernal era tachado de derrotista y de no
confiar en la efectividad de la guerra relámpago que en menos de un año había puesto a Europa de rodillas. Pero la urgente necesidad de pertrechos invernales convertía a la imparable máquina de guerra alemana en un oxidado engranaje.

Sigue leyendo

British Home Guard: La Milicia Local Británica

En 1940, los británicos veían inevitable la invasión de la isla por parte de los nazis, por lo que armaron con rapidez a la Milicia Local, hombres que abandonaron su vida civil para defender los cielos y las costas del Reino Unido. Desde el comienzo de la Batalla de Inglaterra, los ciudadanos británicos aptos para el servicio militar, se prestaron voluntarios a la defensa de su país. En numerosos casos, hombres veteranos de la I Guerra Mundial de casi setenta años trabajaban codo con codo con jóvenes de dieciséis. Este amplio rango de edades bautizó popularmente a la Home Guard, la Milicia Local, como el ” Dad’s Army” o Ejército de Papá.

Dad's Army. (from r-l) Clive Dunn, James Beck, John Le Mesurier, Arthur Lowe, John Laurie, Ian Lavender and Arnold Ridley.

El Ejército de Papá, o Dad’s Army

Ya en 1939, Winston Churchill quiso formar a la Milicia Local previamente al inicio de las hostilidades, pero el gobierno del entonces primer ministro Neville Chamberlain no escuchó sus advertencias. Sin embargo en mayo de 1940, cuando fue nombrado primer ministro, se inició la campaña de reclutamiento. En junio la Home Guard, primero conocida como “Local Defence Volunteers” ya contaba con 1.5000.000 hombres. Sigue leyendo!

Admiral Graf Spee: El corsario alemán

1 de Septiembre de 1939, el acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee se encuentra al suroeste de las Islas Canarias repostando combustible desde el petrolero Altmark. El buque de guerra alemán, orgullo de la Kriegsmarine, tenía como misión interceptar las rutas mercantes aliadas en el Atlántico.

Graf Spee

El Admiral Graf Spee momentos antes de su voladura

De espléndida construcción y airosa silueta, el Admiral Graf Spee tenía 186 metros de eslora y 21,65 m de manga; desplazaba 16020 toneladas según los diseños (aunque oficialmente se ajustaba a las 10000 t impuestas por el Tratado de Versalles), de ahí que se bautizara al crucero pesado de la clase Deutschland como “acorazados de bolsillo”. Sigue leyendo!

La colina Mamáyev Kurgán

Dominando la ciudad de Volgogrado, se alza la colina que fue escenario de los combates más enconados durante la batalla de Stalingrado. Este lugar es hoy un monumento conmemorativo y se encuentra coronado por una gran estatua alegórica de la “Madre Patria” en su cima.

mamayev-kurgan-4[3]

“¡La Madre Patria llama!” Memorial a los caídos en Stalingrado

La ciudad de Stalingrado, fue testigo de la que es considerada la batalla más sangrienta de la historia de la humanidad. Cuando el recién nombrado mariscal de campo Von Paulus, comandante en jefe del VI Ejército, se rinde ante los rusos, el Frente sur alemán se rompe. La contraofensiva soviética posterior, convierte a Stalingrado en el punto de inflexión de la guerra en el Teatro de Operaciones Oriental y la batalla más decisiva de la Segunda Guerra Mundial.

Durante el primer ataque del VI Ejército sobre la ciudad el 14 de septiembre de 1942, los momentos de lucha más encarnizada se vivieron en los combates por el control de la estratégica “Cota 102.0” , la colina de Mamáyev Kurgán. Los hombres de Paulus se enfrentaban al 62º Ejército soviético, que habían fortificado la ladera de la colina con numerosas trincheras, provistas de cañones antitanque y artillería ligera, así como minado la zona y asegurado la adyacente estación de ferrocarril, nudo clave del cinturón industrial de la ciudad del Volga. Sigue leyendo!